La necesidad de que la investigación de la universidad se ponga en valor por las empresas

Cuando hace ya quince años empezamos a trabajar “la innovación” en Clavei, de forma consciente; lo primero que hicimos fue que cada persona, espontáneamente,  detectase puntos de progresos y modelos innovadores de mejora aplicables. Esto está bien, ya que cada uno piensa en mejorar y es como cuando, ahora,  la universidad detecta un punto de progreso y aplica el conocimiento que tiene para mejorarlo y seguidamente lo pone en conocimiento de las empresas por si hay alguna que pueda ponerlo en valor. Pero rápidamente nos dimos cuenta que todo tiene que hacerse de una forma estratégica y que sin renunciar a la mejora espontanea, lo realmente eficiente es que el trabajo este alineado con la estrategia meditada. La dirección tiene que empujar a un comité innovador que fomente acciones en las líneas estratégicas que interesen y estas se prioricen según los recursos disponibles y la potencialidad de los resultados de cada acción. De esta forma se puede llegar a monetizar los resultados de la innovación  y tener más recursos para continuar investigando e innovando.

Hoy, en primer lugar,  tenemos que hacer que  las empresas conozcan desarrollos que han realizado y patentado las universidades. Que entre todos podamos ver como monetizamos este conocimiento;  pero en segundo lugar y más importante,  para que aproximemos a las universidades a las empresas,  para que estratégicamente estas les planteen a las universidades que estaría demandando el mercado en unos años;  y consigamos alinear  a las empresas con los grupos de  investigación de las universidades de una forma estratégica.

Ya se ha demostrado que de utilizar las neuronas continuamente, los caminos neuronales se trasforman en auténticas autopistas por la repetición constante y esto es lo que se necesita que ocurra entre la universidad y la empresa, que fomentemos entre todos esa relación. Si no funciona todo lo bien que debería esta relación, es responsabilidad de todos que insistamos en esa aproximación, ya que la sociedad en la que todos estamos obligados a vivir,  necesita de empresas eficientes con alto nivel de conocimiento y la mayor cantidad de conocimiento esta en las universidades. Universidades que necesitamos que formen a expertos en lo que realmente van a ser sus vidas profesionales, esas universidades que pagamos entre todos y necesitamos que dispongan del máximo presupuesto relacionado con los resultados académicos y de investigación. Como digo continuamente #HayQueHacerCosas y del resultado de esas cosas que hagamos hoy será el futuro de nuestros hijos.

#HayQueHacerCosas pero las cosas que hagamos las universidades y las empresas se tendrían que hablar y decidir entre las dos,  antes de ponernos a investigar,  antes de empezar tendríamos que tener la idea clara de donde lo vamos a aplicar y saber para que lo estamos creando.

enlace: Ken Shelton

2 comentarios
  1. JULIAN LORENZO
    JULIAN LORENZO says:

    Creo que en general tienes razon pero al final como se suele decir la casa sin barrer, para que lo que propones sea posible tiene que haber confianza, confianza y luego ideas, para hecho hay que crear espacios que se genere esa confianza, sobre todo cuando hablamos de pequeñas y medianas empresas, y donde la relación no únicamente es de transferencia de conocimiento a cambio de recursos financieros, sino también de alinear objetivos y necesidades de ambas parte y eso solo se puede hacer desde el dialogo y la confianza, finalmente llegara la innovación.

    • Joaquin Garrido
      Joaquin Garrido says:

      Julián, comparto plenamente que sin relación es imposible que exista confianza y que compartamos ideas y es por lo que sugiero que creemos un espacio de encuentro permanente entre pymes, institutos tecnológicos y universidades (Para poder crear las autopistas de relación donde existen sendas de relación)

Los comentarios están desactivados.