Este artículo trata sobre el éxito de las startups y como contagiarte de ese espíritu cuando tu empresa lleva más de 20 años haciendo lo mismo y no progresa notablemente.
Como nota aclaratoria: Una startup es lo que tu empresa era hace 20 años, un par de jóvenes con muchas ganas de hacer algo diferente, con escasa financiación, pero con muchas ideas. El éxito es recuperar esa fórmula aprovechando todo lo que has conseguido hasta ahora.

En términos de empresa ¿Qué es ser fuerte?

Seguramente, alguna vez, te has preguntado ¿Cómo un alguien de 20 años que vende camisetas desde su casa gana más que yo después de 20 años fabricándolas? La respuesta es muy sencilla: La fuerza de una startup está en el empuje inicial de construir algo nuevo, en la mentalidad abierta sin hábitos heredados y sobre todo en la ilusión de llevar a cabo una idea original. En el caso de una empresa que lleva 20 años en un sector determinado, su fortaleza es muy distinta: la experiencia, los clientes y el respaldo económico. Aunque esto debería ser mucho más importante que los que cuenta una startup al inicio, tiene dos puntos débiles que le hacen parecer menos fuerte: el miedo al cambio y como veremos después, la lentitud.
Siempre tenemos la capacidad de ser mejor, pero nos asusta cambiar algo que funciona aunque podría ir mejor. Hasta ahora poníamos la excusa de la crisis para dejarnos llevar, pero mientras tanto, hemos visto como otras empresas en el mismo periodo de “crisis”, incluso en nuestro mismo sector, duplicaban sus beneficios cada año. Ya no hay excusas, tienes que volver a empezar con la mentalidad del primer día pero aprovechando los recursos que tienes ahora haciendo partícipe a todo tu equipo.

¿Y veloz?

En cuanto a la velocidad, tal y como nos enseñó Einstein, la velocidad es relativa, una startup tiene la ventaja de ir adaptándose a los nuevos mercados de forma ágil porque es su estado natural, pero para una empresa ya consolidada es muy difícil hacer un pequeño cambio. Es aquí donde está el error, una empresa con 20 años de experiencia, no debería dejarse llevar, debería ser el motor que impulsa esos cambios. Para ello cuenta con sus puntos fuertes que una startup no puede imitar y además necesita: la experiencia, el respaldo y los recursos.
En este mundo tan cambiante, ser veloz es imprescindible, pero cuidado, esto no quiere decir que tengamos que ser rápidos en todos los sentidos, el factor velocidad enfocado a producción o promoción de un producto suelen ser siempre contraproducentes, debemos centrarnos ser veloces generando ideas, poniéndolas en marcha y pensando cada vez más deprisa.

Pero además ¿Siempre estás de buen humor?

Solemos pensar que nuestro estado de ánimo sólo nos afecta a nosotros, sin tener en cuenta que es algo que nuestros clientes perciben de manera subconsciente. Si cuidas a tu equipo, si transmites alegría con cada llamada, correo, producto o servicio, tus clientes lo notarán y esa es sin duda, la mejor garantía de que volverán.
Te propongo un pequeño ejercicio, como consumidor, haz un repaso mental a los últimos productos o servicios que has comprado y verás cómo con unos te sientes orgulloso de haberlos adquirido y otros no te transmiten nada bueno, este es el conocido factor “experiencia de usuario”, que hará que vuelvas a repetir, que quieras recomendarlo o que no vuelvas a querer saber más de ese producto/servicio. Y es aquí donde aparece la segunda parte de la frase que nunca pronunció jefe de los gnomos: “Eso me permite ser mucho más caro que tú”, que también podríamos llamar filosofía Mr. Wonderful.
Ser caro es una buena estrategia, siempre que tu objetivo principal no sea sólo ganar más dinero. Tener un precio más elevado que tu competencia, te obliga a ofrecer algo diferente al resto. Debes ofrecer una experiencia única, con mayor valor, más cercanía, confianza y originalidad que te permita aumentar el precio un 2000% y que el consumidor además esté agradecido, porque tu producto no se puede comparar con ningún otro.

Sorprender a tu cliente se salta la guerra de precios.

Mira este ejemplo entre una Imprenta online y Mr.Wonderfull
comparativa
Si analizamos los dos blocs de notas, por un lado, sabemos que el precio de imprenta del producto es de 0,50€ y vemos como Mr.Wonderfull le añade 10€ de valor por su ingenio. Tras el éxito cosechado en los últimos años, ya nadie cuestiona que se ha convertido en un modelo totalmente válido.
¿Crees que en tu sector no se puede innovar? ¿Crees que no puedes hacerlo mejor? ¿Crees que no puedes ganar más? Lo siento, estás equivocado, hay cientos de ejemplos en nuestro país: en restauración, en moda, en calzado, en agricultura, en servicios, en fabricación…, seguro que te viene a la mente un restaurante que vende la experiencia de comer allí y no la comida en sí; una marca de ropa que vende diseños coloridos, no la calidad de la prenda, incluso una fruta con una etiqueta determinada que la coges sin comparar precio con la de al lado porque sabes que es simplemente mejor que cualquier otra. En todos los sectores hay ejemplos de innovación que los hace destacar sobre los demás y seguro que no empezaron con más recursos de los que cuentas tú ahora mismo, pero si contaron con algo distinto, con una idea y muchas ganas de llevarla a cabo.
Lo más lógico es que pienses que en los ejemplos anteriores influye mucho el marketing, y tienes toda la razón, pero el marketing hoy en día lo hacen los consumidores, no las empresas. Si tu producto o servicio es diferente y de calidad, tus propios clientes hablarán de él en redes sociales donde en cuestión de minutos despertará el interés de miles de personas.

Y llegamos al último punto y más importante ¿Cómo empiezo?

La responsabilidad de este cambio no es sólo tuya, ni mucho menos de una sola persona, se debe contar con todo el equipo. Las ideas están ahí, sólo hay que materializarlas, quizás a ese chico nuevo de prácticas se le haya ocurrido una genialidad, pero no sabe cómo llevarla a cabo, no sabe si es sólo una tontería suya y lo peor de todo, no sabe cómo plantearla por miedo al rechazo. Otro caso es el de alguien que lleva 10 años trabajando en tu empresa, ha intentado comunicar su idea varias veces a un responsable, pero nunca le han hecho mucho caso, esa idea es posible que simplemente necesite que otra persona pueda darle otro enfoque para convertirla en brillante y útil para todos.
A la mayoría de las empresas les sucede esto con frecuencia, por este motivo existen herramientas colaborativas que hacen que la comunicación sea completamente horizontal, pero sobre todo, consiguen que sea muy sencillo proponer y mejorar ideas. Una herramienta que logra esto es HelloTeam, a nosotros en CLAVEi nos funciona muy bien, en el último año se han propuesto más de 30 ideas que han mejorado nuestro entorno de trabajo y hemos sacado al mercado 3 servicios nuevos que están empezando a dar sus frutos como son: Esmaily, MetricsBI y ClaveiMobility.
Creando, crecemos juntos | HelloTeam
Para finalizar, hay una recomendación muy sencilla de llevar a cabo pero que pocas empresas lo hacen: Escuchar a tu equipo, poner en marcha nuevas ideas con entusiasmo y transmitir alegría, eso te permitirá ganar mucho más de lo que estás ganando ahora. La innovación no es algo puntual, es algo que se debe fomentar todos los días involucrando al mayor número de personas posible.

ES EL MOMENTO DE PENSAR DIFERENTE
ES EL MOMENTO DE EMPEZAR ALGO GRANDE

Si te ha gustado este artículo, compártelo, todo cambio empieza con un pequeño paso.

Aarón es creatividad en estado puro. Entró en Clavei en 2008 y actualmente es técnico de Marketing especializado en comercio online. Transmite su pasión a todos en cada proyecto. Los que lo conocéis sabréis que su frase es”Todo es marketing”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

SUSCRÍBETE

Recibe un correo mensual con el resumen de los artículos más interesantes de nuestro blog

Te has suscrito correctamente

Share This