¿Cómo funciona la metodología Six Sigma?

¿Cómo funciona la metodología Six Sigma?

Las empresas deben adaptarse a un mundo que cambia constantemente y centrar sus esfuerzos en conseguir la máxima eficiencia. Estamos acostumbrados a pensar de forma lineal y en ocasiones subestimamos la velocidad y el alcance de los avances en curso. Por ello el grado de necesidad de cambio es elevado y las empresas necesitan detectar a tiempo los obstáculos para el cambio, identificar prioridades, crear nuevos ecosistemas, perfeccionar la arquitectura del negocio y crear un plan (donde todo gire siempre en torno a los clientes).

Este es el objetivo de Six Sigma, aportar una metodología que da respuestas a las  necesidades organizativas.  Es una estrategia de mejora cuyo objetivo es la detección y eliminación de las causas responsables de los fallos o defectos en los procesos que afectan a las características críticas de los productos o servicios que son de importancia vital para los clientes. Su motor es el potente ciclo de mejora DMAIC: Definir, Medir, Analizar, Mejorar y Controlar.

Desde un punto de vista funcional, Six Sigma se basa en el análisis de datos empíricos y en el uso de herramientas estadísticas para reducir el riesgo de error en los procesos productivos, algo básico para medir la eficiencia operativa de una empresa.

A grandes rasgos, Six Sigma es un sistema de gestión disciplinado, estructurado y cuantitativo, que incrementa la satisfacción del cliente, reduce costes y optimiza los procesos de fabricación. Un sistema de gestión que va de la mano y tiene  muchos puntos de encuentro con Lean Management, donde la mejora continua desde grupos de trabajo resuelve problemas e impulsa los flujos de valor.

Pero, ¿cómo funciona Six Sigma??

En estadística, la letra griega “Sigma” (Σ, σ ó ς, según su ubicación dentro de una palabra) se utiliza para representar la desviación de un resultado esperado.

En los procesos de producción, existen diferentes niveles de sigma, dependiendo del número de productos defectuosos por cada millón de unidades entregadas al cliente final (DPMO).  El objetivo de la metodología Six Sigma es mejorar los procedimientos de la empresa hasta llegar a un Sigma 6  (3,4 DPMO). Esto implica un grado de eficiencia superior al 99%. De ahí que el concepto “Sigma” esté asociado a la eficiencia.

 

Técnicas Six Sigma: DMAIC y DMADV

La metodología Six Sigma suele utilizarse para mejorar procesos o productos que ya existen en la empresa y se basa en el método DMAIC (Define, Measure, Analysis, Improve, Control), que consta de 5 fases:

Definir (Define)

Consiste en encontrar el problema, definirlo de manera detallada (a qué áreas afecta, qué procesos se ven implicados, quién podría encargarse de mejorar dichos procesos, etc.) y validarlo.

Medir (Measure)

En esta segunda fase, se registran todas las actividades realizadas durante el proceso erróneo para entender el funcionamiento del problema (estudiando variables como clientes, características del producto, etc.) y comprobar si la empresa tiene la capacidad para encontrar una solución.

Analizar (Analysis)

El objetivo de esta fase es analizar las causas reales que han ocasionado el problema o defecto. En ella se estudian datos y cifras relativos a los procesos que se quieren optimizar para buscar relaciones de causa-efecto.

Mejorar (Improve)

Las relaciones causa-efecto extraídas permiten determinar qué mejoras son necesarias y cómo optimizar cada fase de la producción, siendo necesario testear varias opciones para encontrar la solución óptima.

Control (Control)

Básicamente, se trata de evitar que se vuelvan a cometer los mismos errores. Esta última fase del método Six Sigma incluye asumir las medidas necesarias para garantizar la continuidad de las mejoras implantadas.

 

Aplicar el método DMADV

Cuando Six Sigma se aplica a procesos o productos que todavía no existen, se basan en el método DMADV (Define, Measure, Analysis, Design, Verify), que difiere ligeramente del anterior.

Sus fases, en este caso, son:

  • Definir (Define)

Consiste en definir el proceso que queremos implementar.

  • Medir (Measure)

Es decir, calcular cómo se desarrollará dicho proceso según todas las variables posibles.

  • Analizar (Analysis)

Se trata de establecer criterios para medir y diseñar el nuevo proceso, analizando cada una de sus fases, intentando verificar si aportan valor y localizando posibles errores para buscar soluciones preventivas.

  • Diseñar (Design)

Gracias al análisis previo, es posible establecer los parámetros que nos ayuden a diseñar un modelo de producción acorde a nuestras necesidades y objetivos.

  • Verificar (Verify)

Para verificar el diseño, es necesario analizar cada una de sus fases prestando atención a las métricas y a los parámetros establecidos.

 

Qué ventajas ofrece Six Sigma

La principal ventaja de Six Sigma como metodología para el control de calidad de procesos y productos es que está orientada al cliente final.

Además, se trata de un método proactivo porque establece cómo hacer mejoras incluso antes de detectarse defectos en los procesos. Esto es especialmente importante para pequeñas empresas y PYMES, que pueden hacer de la calidad un elemento diferenciador frente a su competencia.

La metodología Six Sigma también busca la rentabilidad y la mayor amortización de las inversiones. Este aspecto se ve reforzado porque involucra a todos los profesionales y áreas de la empresa, obteniendo resultados globales.

Por último, Six Sigma es compatible con la metodología Lean, método de trabajo que contando con los indicadores adecuados ayuda a conseguir el éxito empresarial. Éxito que se trabaja contando con las personas de la organización y que ayuda a optimizar la eficiencia a través de la simplificación y automatización de la producción. De hecho, existe una metodología híbrida llamada Lean Six Sigma y basada en la mejora constante de los procesos productivos de la empresa de manera sencilla.

Estas metodologías, unidas a un cambio de cultura pueden resultar elementos decisivos en una organización. Y es que decía Peter Drucker que la cultura se desayuna a la estrategia. El equipo directivo impulsa el cambio, pasa del yo al nosotros, del control a la confianza, de las directrices a la propia responsabilidad, de evitar errores a probar y aprender y la transformación llega.

 

Implementa la metodología Six Sigma de forma eficiente con Tableau

Descubre lo que esta potente herramienta de análisis de fácil uso puede hacer por tu empresa. Es el complemento ideal para poder implementar la metodología Six Sigma o cualquier proceso de Mejora Continua en la organización

Nuevo llamado a la acción

ERP vertical vs. horizontal: diferencias y ventajas

ERP vertical vs. horizontal: diferencias y ventajas

Los ERP (Enterprise Resource Planning) son soluciones de software que permiten automatizar la mayoría de procesos de gestión empresarial, integrándolos en una única herramienta y por ello, mejorando la comunicación interna de todas las áreas que la componen.

Incorporar un ERP a tu empresa ofrece muchas ventajas, tales como la automatización de procesos (cobros, pagos, recursos humanos, logística, distribución, almacenamiento, inventarios, stocks, etc.), la disponibilidad de todos los datos en una única plataforma digital y compartida para toda la organización y, en definitiva, una importante mejora en eficiencia que se traduce en ahorro de tiempo y de dinero.

Además, los sistemas ERP suelen integrarse con soluciones de BI o Business Intelligence para recopilar y analizar toda la información de la organización, obtener datos útiles y ayudarnos a tomar decisiones objetivas que mejoren los procesos internos a nivel organizativo, comercial, marketing, etc.

Tipos de ERP según su instalación, diseño y versatilidad

Elegir el ERP que mejor se adapte a nuestras necesidades, infraestructura y posibilidades, es muy importante.

Según instalación, los ERP pueden ser: on-premise (instalados de forma local en los servidores internos de una empresa) o en la nube (cloud).

Los primeros están bajo el mantenimiento y supervisión del propio equipo informático de la organización o empresa subcontratada para ello y habitualmente alojados en sus instalaciones; los segundos, se gestionan desde servidores de proveedores o terceros, facilitando su administración, mantenimiento y actualización.

Según su diseño, los ERP pueden ser a medida (desarrollados integramente para una determinada compañía), estándar (con módulos generalistas que pueden implementarse en función de las necesidades de cada organización) o pre-parametrizados (adaptados al sector al que pertenece la empresa, amoldándose desde su instalación a las necesidades específicas).

 

ERP vertical y horizontal

¿Qué es un ERP vertical y uno horizontal? Definición y características

Según su diseño, los sistemas ERP ofrecen mayor o menor versatilidad y capacidad de adaptación. Es aquí donde surge la diferencia entre ERP vertical y ERP horizontal.

Los ERP horizontales son herramientas concebidas y desarrolladas para cubrir de forma general la casuística común que las compañías necesitan gestionar, y son útiles para una amplia variedad de industrias y empresas. Incluyen funcionalidades básicas para dar respuesta a las necesidades comunes de la mayoría de los negocios (RRHH, compras, ventas, stocks,  inventarios, etc.).

Los ERP verticales tienen funcionalidades que se adaptan a los procesos particulares de un sector, industria o usuario. Disponen de los módulos básicos de un ERP horizontal, además de los específicos de la actividad a la que se dirigen. Este nivel de personalización se establece en función de las necesidades específicas del área en la que se implantan.

 

ERP vertical vs. Horizontal: comparativas

Una de las principales ventajas de los ERP horizontales vs los ERP verticales es su sencillez, flexibilidad y facilidad de implantación.

Los ERP verticales, por su parte, son soluciones altamente efectivas y especializadas, porque incluyen funcionalidades específicas que no encontramos en los ERP horizontales, se adaptan totalmente a nuestro sector y nos aseguran la escalabilidad de nuestro negocio.

Otras diferencias entre un ERP horizontal y un ERP vertical son:

Inversión inicial

Los ERP horizontales son más asequibles económicamente y más sencillos, en la teoría de implantar, si bien pueden quedarse cortos si los requerimientos no se definen correctamente desde un inicio.

Los ERP verticales, al ser soluciones especializadas, suelen conllevar costes más elevados de implantación y formación para los usuarios, aunque nos garantizan que la mayoría de procesos de nuestra casuística empresarial, pueden ser automatizados.

En todo caso, la implementación de un ERP horizontal puede tener un coste elevado según su complejidad, y muchas veces es necesaria para obtener el máximo rendimiento del sistema.

Actualizaciones e innovación

Los ERP horizontales, al intentar cubrir necesidades generalistas y tener un amplio número de usuarios, tienen un importante nivel de actualizaciones periódicas, tanto funcionales como legales, que pueden ser utilizadas por todos los usuarios.

En el caso de soluciones verticales mucho más desarrolladas y estables para dicho sector, las actualizaciones son mucho menores pero de alto valor funcional, porque son totalmente aplicables.

La capacidad de innovación en ambos casos, viene determinada por la tecnología empleada por el fabricante y condicionada también, por el número de usuarios de la solución.

Funcionalidad

En cuanto a funcionalidades y grado de adaptabilidad, el ERP vertical es mucho más funcional para el sector en cuestión y está totalmente alineado con los procesos de negocio de la empresa, mientras que el horizontal es más flexible pero menos moldeable a las necesidades específicas.

Un buen ERP es una herramienta totalmente necesaria para cualquier empresa, independientemente de su tamaño, y la elección de uno u otro siempre va a depender de las necesidades a cubrir en dicha organización.

Nueva llamada a la acción

Hazte estas preguntas antes de elegir un programa de nóminas

Hazte estas preguntas antes de elegir un programa de nóminas

Una empresa necesita un programa de nóminas para proceder según la legislación actual y evitar errores, así como para calcular los impuestos y la cantidad a deducir de cada trabajador. Su uso es imprescindible para favorecer la digitalización de tu negocio.

A continuación, te ofrecemos más información al respecto.

¿Qué es y para qué sirve un programa de nóminas?

Se trata de un software especialmente diseñado para que la persona que lo utilice pueda confeccionar una nómina de los empleados de forma sencilla. Incluye todos los apartados necesarios para realizarla de forma más rápida. De este modo, se reduce la carga de trabajo de forma considerable.

Además, es un programa que puede personalizarse para que se ajuste perfectamente a las necesidades de cualquier empresa. Tras incluir los datos de los empleados, es posible conocer, por ejemplo, la jornada de cada empleado, cuándo finaliza cada contrato, cuando se van a jubilar, quiénes son los nuevos trabajadores, quién está de vacaciones o quién se ha beneficiado de ciertas promociones o aumentos de sueldo, registrando y guardando la vida laboral y cualquier cambio que ser realice en las condiciones del empleado.

Recuerda que el programa será una de las claves para mejorar la competitividad de tu negocio, ya que te permitirá controlar de forma más eficaz los datos de cada trabajador.

En definitiva, es una herramienta de gran utilidad e imprescindible en cualquier empresa.

Te puede interesar

Solicita una cita: Demo de a3nom | Software para tu Gestión Laboral. ¡Solicitar ahora!

¿Qué deben tener los programas de nóminas?

Las funciones que debe tener un software de nómina son varias y pueden resumirse en el siguiente listado para que te sea más fácil identificarlas:

  1. Una base de datos operativa y personalizable que nos permita acceder a los datos de forma dinámica y sencilla. Es la clave de todo si verdaderamente queremos optimizar el tiempo y tomar decisiones rápidas y eficientes.
  2. Un módulo para calcular y emitir la nómina. Solo tienes que configurar la ficha de los empleados para determinar, entre otras opciones, el tipo de pago, la emisión a realizar o el tipo de jornada.
  3. Una conexión con tu programa de contabilidad. La información ha de ser compartida para agilizar el trabajo del Departamento de Recursos Humanos.
  4. Un módulo que ayude a conocer los impuestos a pagar por parte de la empresa y del trabajador. La idea es que ambas partes eviten trámites diversos con Hacienda y, sobre todo, que cada nómina sea fácilmente comprensible por parte del empleado.
  5. Un calendario para grabar fechas decisivas para el correcto funcionamiento de la compañía (vacaciones, accidentes, bajas, etcétera).

Aparte de todo lo anterior, es recomendable que tu programa para hacer nóminas incluya otras opciones que te posibiliten llevar a cabo estas tareas complementarias:

  • Realizar el ingreso en cuenta del sueldo a los empleados para llevar los pagos al día.
  • Automatizar el cálculo de las deducciones.
  • Un simulador. Podrás realizar las modificaciones que prefieras en el programa y probar cuál será el resultado antes de que los cambios sean definitivos.
  • Gestiones de altas, bajas, finiquitos, despidos, seguros sociales y similares. Es la parte más importante del programa y la que más vamos a consultar. Por este motivo, has de apostar por la sencillez, la funcionalidad y un panel de control eficaz y rápido.
  • Tecnología web. El aumento del teletrabajo y la movilidad es una ventaja que no puedes desaprovechar. Si eres gestor en varias empresas, no dudes en usar un programa con esta característica.
  • Disponibilidad de un portal del empleado que descentraliza las labores del departamento de RRHH, donde el trabajador pueda visualizar sus documentos laborales (nomina, certificado de ingresos y retenciones, etc.) y realizar solicitudes (vacaciones, cambio de banco de cobro, permisos, etcétera).

El programa por el que te decidas debe adaptarse a tus necesidades progresivamente, que te ofrezca justo lo que necesitas. Esperamos que la información de este artículo te sea de gran utilidad. Selecciona los programas de nóminas adecuados y saca el máximo partido a tu elección.

Programas de asesoría fiscal y contable: Cómo elegir el mejor para tu negocio

Programas de asesoría fiscal y contable: Cómo elegir el mejor para tu negocio

Los distintos programas de asesoría fiscal y contable que existen actualmente en el mercado son de gran utilidad para gestionar cualquier tema fiscal-contable que deba realizar tu asesoría. Te ofrecen infinidad de ventajas para simplificar cualquier trámite e incluso te permite controlar mejor tanto declaraciones como impuestos a liquidar. En definitiva, se trata de un software especializado muy útil, completo e interesante gracias a sus funcionalidades.

(más…)

¿Y por qué nosotros?

¿Y por qué nosotros?

Hola, me llamo Héctor Moreno, y llevo realizando implantaciones de ERP en Moda y sector Calzado 17 años, al menos eso me indicó Linkedin hace un par de semanas, y soy la persona que menos años lleva haciendo esto en Clavei, mi empresa.

EL conocimiento que hemos adquirido en Clavei, durante todos estos años os puedo asegurar que es enorme, ya que, además, es un sector que no ha parado de reinventarse sin parar, puesto que lleva enfrentándose a diferentes crisis y siempre resurge, y es que la industria del Calzado lleva impreso en su ADN las palabras REINVENTARSE, CLIENTE y LUCHA.

Durante estos 35 años, Clavei siempre ha ido junto a este sector, y lo considera esencial y forma parte de nuestra identidad y valores.

(más…)

8 beneficios de implementar un sistema de trazabilidad

8 beneficios de implementar un sistema de trazabilidad

La trazabilidad de un producto consiste en registrar todas las acciones, procesos y lugares por los que pasa dicho producto y que lo permiten identificar de forma única desde su lugar de origen hasta su destino final.

La trazabilidad nos permite conocer cuál ha sido su lugar de origen, el histórico de procesos o transformaciones que ha sufrido el producto, cuál ha sido su destino final y cuál ha sido su cadena de distribución entre los distintos lugares por los que ha podido transcurrir.  La trazabilidad se ha convertido en un procedimiento imprescindible en muchos sectores de la industria por su importancia y de obligatorio cumplimiento en sectores como el agroalimentario, fitosanitario o el farmacéutico.

(más…)