fbpx

¿Qué es la trazabilidad?

Según el artículo 3 del Reglamento 178/2002, la trazabilidad se define como la «posibilidad de encontrar y seguir el rastro, a través de todas las etapas de producción, transformación y distribución, de un alimento, pienso, un animal destinado a la producción de alimentos o una sustancia, destinada a ser incorporada en alimentos o piensos o con probabilidad de serlo».

La trazabilidad proporciona información que los consumidores cada vez aprecian más:

  • Seguridad Alimentaria.  En muchos casos, la trazabilidad no garantiza un 100% de seguridad. Sin embargo, forma una herramienta de gran utilidad que disminuye los riesgos y favorece una rápida y efectiva reacción en los casos en los cuales se detecta una alerta. De este modo, proporciona mayor confianza al consumidor.
  • Calidad Alimentaria. Nos permite conocer las diferentes etapas por las que pasa un alimento proporcionando información acerca de cómo ha sido su producción, con los productos que ha sido tratado, quien lo ha envasado y transportado o como ha sido distribuido.

La digitalización de la trazabilidad debe comenzar en los niveles de producción primaria, ya sea agricultura, ganadería o pesca, y recorrer todas las fases de recopilación, almacenamiento y transmisión de la información al consumidor.

Te puede interesar

Descargar eBook sobre >>Digitalización de los Procesos Administrativos de la Pyme<<

¿Qué tipos de trazabilidad existen?

Para mantener la trazabilidad, es necesario implantar un sistema desde el primer hasta el último eslabón de una empresa. Dependiendo de la función de la compañía dentro de la cadena alimentaria, se puede requerir tres tipos de trazabilidad: hacia atrás, proceso o interna o hacia delante.

  • Trazabilidad hacia atrás. Este tipo de trazabilidad otorga toda la información relevante de los productos que se han incorporado a la empresa. La trazabilidad hacia atrás nos permite obtener de una forma rápida la información asociada a un producto, hasta llegar al origen de las materias primas que se han utilizado en su elaboración.
  • Trazabilidad del proceso o interna. Esta trazabilidad nos permite la vinculación de los productos que entran en una empresa como los que salen. Debemos de tener en cuenta las divisiones, los cambios o mezclas de lotes, a demás de el número de puntos en los que es necesario registrar o vincular con el sistema de autocontrol.
  • Trazabilidad hacia delante. Este tipo de trazabilidad muestra dónde se ha distribuido un producto y a quién. Con la trazabilidad hacia delante, a partir de una materia prima, es posible conocer el producto final del que ha formado parte.

La importancia de la digitalización para la trazabilidad y gestión de lotes

Son muchas las ventajas que tiene la digitalización a la hora de gestionar los lotes y su trazabilidad, tanto para el operador económico, como para los consumidores y la administración.

· Empresas. Un sistema de trazabilidad no es importante solo para proteger los intereses de los consumidores. También debe de aporta grandes beneficios a la empresa.

Este sistema debe cumplir diversas funciones que serán de vital importancia para los sectores económicos alimentarios. Algunas de las funciones son:

  • Se emplea para obtener un elevado nivel de protección de la vida y la salud de las personas.
  • Dentro de la empresa, proporciona información para facilitar el control de procesos.
  • Aporta seguridad en cuanto a la calidad y la certificación del producto.
  • Permite tomar decisiones sobre lotes o agrupaciones de productos afectados, como procesamientos, desvíos de alimentación animal, etc., lo cual genera beneficios económicos como consecuencia.
  • Permite demostrar con agilidad cuál es el origen de un problema, especialmente con vistas a la depuración de responsabilidades. En casos de supuestos delitos contra la salud púbica, de infracciones relativas a la calidad comercial de los productos o contra los intereses de los consumidores, se utiliza para demostrar la inocencia o culpabilidad.
  • Potencia el mercado fomentando la seguridad comercial de los alimentos y ganando o recuperando la confianza de los consumidores.

· Consumidor. Los sistemas de trazabilidad ofrecen a los consumidores una gran confianza ya que los productos se producen con una información muy transparente a lo largo de todo el proceso agroalimentaria, desde el producto al consumidor.

Este sistema ofrece al consumidor la garantía de que, ante cualquiera problema, las medidas a tomar se realizarán con la máxima eficiencia, rapidez y coordinación.

· Administración. La puesta en marcha de sistemas de trazabilidad permite a la Administración depositar una mayor confianza a empresas alimentarias. De esta forma, se facilitan las actividades de control oficial a lo largo de la cadena de producción.

Todo esto permite a la Administración una mayor eficacia a la hora de gestionar incidencias que tengan que ver con la seguridad alimentaria. Además, podrá prevenir los posibles efectos de alarmas en la población que suponen perjuicios para los consumidores, para el sector empresarial y para la propia Administración.

pyme-descargate-el-ebook

Share This