fbpx

Hace ya varios años nos planteábamos si estar dentro o fuera de Internet era imprescindible para nuestra empresa, ahora no pensamos en ello, simplemente estamos conectados. En la ya actual era de la transformación digital, ocurre algo similar. O tenemos un cuadro de mandos, o no estamos orientados para sacar el máximo partido de nuestro ERP o cualquier base de datos que manejemos en la empresa.

Con nuestro ERP compramos, vendemos, facturamos, contabilizamos, grabamos partes de trabajo, lanzamos a producir y/o distribuimos nuestros productos, etc. Pero, ¿qué pasa después de todo esto? ¿Lo estamos haciendo bien? ¿Podemos mejorar? ¿Qué información necesito para poder conseguir mis objetivos?

Necesitamos visualizar e imprimir informes para un sinfín de tareas cotidianas: listar facturas, órdenes de producción, imprimir fichas de producto, etc. pero para tomar decisiones, revisar la salud de nuestra empresa, controlar los indicadores principales, de la forma clásica No es suficiente: Punteando los informes, publicando datos en una hoja de cálculo y con ella realizar gráficos o construir tablas dinámicas con vistas, etc. Esto NO es suficiente para las exigencias actuales y tampoco es lo más productivo teniendo que estar regenerando la información obtenida de una forma “semi-manual”. Tranquilos, los informes clásicos y las hojas de cálculo para presentar datos no van a desparecer, por lo menos de momento.

Un cuadro de mandos no sólo tiene la finalidad de mostrarme toda la información que necesito en un panel, además, es capaz de abrirnos el camino a cuestiones y decisiones que ni siquiera nos habíamos planteado con anterioridad o que simplemente no nos habíamos dado cuenta, simplemente porque costaba mucho llegar a ese dato cruzando múltiples informes o porque desconocíamos que se podía obtener.

Descargar eBook sobre << Analítica de negocio: La organización impulsada por los datos >>

Y de paso nos permite poder automatizar tareas, exportarlo a diferentes formatos (hojas de cálculo, documentos electrónicos, etc.), posibilitando también lo que se denomina hacer trazabilidad o más coloquialmente dicho, «tirar del cable», con el fin de conocer de dónde viene cada dato y por qué ha sucedido «x» comportamiento no esperado. ¡Y verlo desde múltiples plataformas! (móvil, tablet, pc, etc.)

Ojo, un cuadro de manos no es comprarlo y acto seguido «darle a un botón» y ya está instalado y funcionando. Para poner en marcha un producto de este tipo es recomendable tener en cuenta ciertos aspectos, ahí van 3 consejos de un servidor:

1. Garantías

El producto debe de tener las suficientes garantías de funcionalidad, robustez y ser multidispositivo. Hoy en día se venden muchos productos que se denominan cuadros de mandos igual que cuando a veces se menciona la palabra ERP en algunos rincones de la red, y en algún caso no lo son 100%.

2. Análisis

Que el propio instalador o suministrador del producto tenga su propio equipo de analistas para instalar el producto en modo «todo incluido», con amplios conocimientos del sector en el que se «mueva» el cliente e incluso haber trabajado con él en otros proyectos es ideal, con la consiguiente ventaja de ahorrar tiempo y por lo tanto costes.

3. Comunicación

Es muy conveniente que el cliente tenga una figura de interlocutor/responsable para poder organizar, analizar y planificar el proyecto junto con el proveedor e incluso si se dan las condiciones, poder formarse en el sistema de desarrollo de la herramienta escogida para que, si no al principio, en un futuro poder “montarse” sus propios cuadros de mandos o realizar determinados ajustes a los ya creados.

En definitiva, si tienes o trabajas en una empresa usando un ERP y te lo has planteado alguna vez, no lo pienses, no hay lucha alguna entre cuadro de mandos e informes, son productos diferentes, da el salto a la obtención de información ordenada y visual que necesitáis tú y tu empresa.

Descargar eBook Gratuito Analítica de Datos

Share This