Está en boca de todos, y parece que es lo máximo, pero es sumamente complicado llevar esto a cabo y más si pertenecemos al sector moda, en el que lo que hoy es tendencia mañana ya no se lleva.

¿En qué consiste el Análisis Predictivo y cómo aplicarlo en Moda y Calzado?

Tal vez el año pasado reventaste el mercado con unas zapatillas con unas suelas de un palmo de altura, estilo Frankenstein, y si este año compras 200.000 pares de ese tipo de piso, lo más probable es que no tengas el mismo éxito que el año anterior, y tengas un exceso de stock, pero tranquilidad hay cosas que podemos predecir y que nos pueden ayudar un montón en nuestra planificación de la producción y tus compras.

Para empezar, tenemos que trabajar en tener un Supply Chain Maduro, y esto, ¿qué es? Que manía de ponerle nombres raros a las cosas, ¿verdad? Pues esto lo que viene a ser que el proceso de adquisición, producción y distribución de nuestros productos, está lo suficientemente coordinado para que funcione correctamente, es decir, existe una cooperación constante, ya no solo dentro de mi empresa, si no con mis proveedores de materias primas y mis proveedores de logística, de tal forma que desde el abastecimiento de materias primas, la conversión de estas materias primas en productos finales para mis clientes y su entrega en la puerta de casa se trabaja como un equipo, incluso en sector moda, involucrando a mis proveedores en el propio diseño de la colección.

Una vez hemos alcanzado esta madurez, podremos comenzar a trabajar con predicciones ayudándonos del Big Data, pero ya no nos vale decir, lo que vendí el año pasado más un 5%, esto ya no es suficiente. Evidentemente hay que tirar del pasado pero tal vez ya no para saber cuál fue el producto más vendido, si no para saber cuál es nuestro tipo de cliente, si son jóvenes, maduros o mayores, si son mujeres u hombres, si las ventas vinieron por internet, si se acumularon en navidades y Black Friday, etc. Gracias al Big Data, no sabré cual va a ser mi camisa estrella esta temporada, pero sabré que tipo de camisa va a ser la estrella y podré hacer una predicción inicial de cuanto podré llegar a vender de este tipo de camisas. Y esto, ¿qué me va a dar? Pues que sabiendo esto, y sabiendo el comportamiento del mercado, ya sabré que para el lanzamiento de la colección voy a vender X, que es X en el Black Friday pasará a ser XX y en Navidades será XX-Z.

Este comportamiento del mercado me lo va a dar el Big Data, no será 100% seguro, pero necesito tirar de él, siempre pueden caer el diluvio universal en agosto y que se disparen las ventas de botas de agua, y tú no vender ni una chancla, pero esto puede ocurrir, hay cosas impredecibles.

Una gran fuente de datos, vital, se obtiene capturando información en tiempo real de la web, es decir, en que artículo pinchan más, en que artículo pasan más tiempo, cuales compran, pero no confirman la compra. Podemos extraer muchísima información de las redes sociales, artículos con muchos likes, colores con más likes.

Con esta información podemos saber que las chaquetas tipo vaqueras, tienen muchos likes, pero dentro de ellas, las que más likes tienen están medio rotas y son de un color oscuro, pues con este tipo de información, deberíamos de vender este tipo de chaquetas.

Descargar eBook sobre << Analítica de negocio: La organización impulsada por los datos >>

Aplicación de Big Data y Machine Learning para Calzado en la Industria 4.0

Si aplicamos el Big Data junto al Machine Learning (Aprendizaje Automático), conseguiremos pasar de ser reactivos a ser proactivos, de tal forma que usando toda la información que nos da el Big Data, perfectamente organizada, obtendremos ese maná que nos ayudará a predecir futuros comportamientos, favoreciendo aquellos que mejoran los objetivos de nuestra empresa y evitar aquellos que nos perjudicarán.

Sabiendo el comportamiento de mis ventas, podrá saber el comportamiento de mis compras y de mi producción y como tengo una colaboración íntima con mis proveedores podré llegar a acuerdos de suministros sin que estos al final colapsen mi almacén. Por ejemplo, según mis predicciones y mis algoritmos, voy a petar el mercado con mi colección ibiza este año, y tengo pensado que eso va a suponer un consumo en telas de 100.000 metros, con este volumen yo puedo llegar a mi proveedor y comenzar a negociar precios y comentarle que mi compra final estimada será de 100.000 metros, y que las escalonaré en el tiempo, porque yo tengo que planificarme, pero él también. Pactaremos un precio por este montante, aunque me lo vaya entregando por fechas, porque a mí me viene mejor y a él también, de tal forma que no saturaré mi almacén de inmovilizado, disminuyendo de esta forma los gastos de almacenaje, que no olvidemos que son muy importantes.

Esto sólo se puede conseguir trabajando con proveedores serios, yo soy una empresa serie y por ello trabajo con proveedores serios, no trabajo con el proveedor que sólo me ofrece mejor precios, si no la combinación de precio y servicio, porque él está al principio de mi cadena y si él falla yo fallo, por lo que un proveedor barato me puede salir muy caro y uno caro me puede salir extremadamente barato. La cadena de valor no solo está en mi producto final, si no que todo suma, y mis proveedores son una parte más de ese valor final.

Con todos estos datos tendré una planificación de mi producción, sabiendo que cantidad de recursos voy a tener que destinar en cada momento, adelantándome a la contratación de más personal para cubrir los picos de ventas, e incluso externalizando parte de mi producción durante algunos momentos para poder atender la demanda.

Podré escalonar la producción, para de esta forma poder reaccionar a tiempo ante cualquier imprevisto y siempre con el objetivo final, que es que mi producto esté fabricado en tiempo y forma para que el cliente disponga de él en su casa en el momento que deseó.

Sé que esto es difícil de conseguir, pero si trabajamos en equipo con nuestros proveedores todo se vuelve más sencillo, porque gracias a las herramientas que tenemos hoy en día en Big Data, vamos a ser capaces de predecir nuestras ventas acercándonos bastante a la realidad, y luego trabajando codo con codo con nuestros proveedores conseguiremos todo lo demás. Si somos capaces de pedirle en tiempo a nuestros proveedores, reduciremos los coses de almacenaje de materia prima al mínimo, reduciendo costes donde hay que hacerlo, no en calidad, ni en servicio, ni en innovación, si no en almacenaje.

Aprovechemos toda esa información que tenemos en nuestras enormes bases de datos y todos los datos que corren en internet, para explotarlos y convertirlos en oro, porque sólo de esta forma podremos rentabilizar y mejorar nuestras ventas.

Hasta pronto.

Descargar eBook Gratuito Analítica de Datos