El término e-commerce o comercio electrónico, consiste en un medio electrónico que a su vez permite realizar transacciones comerciales de forma segura. Principalmente se aplica a la venta de productos y servicios orientado a clientes finales, pero también puede rodearse de mecanismos de venta orientados a una relación empresa a empresa.

La nueva situación que todos conocemos y que por desgracia estamos viviendo, ha cambiado la forma de hacer negocios, y por tanto el comercio electrónico está viviendo su propia y particular revolución en el mercado.

Desde hace años se habla del Business to Customer (B2C) y del Business to Business (B2B) como los dos grandes modelos de negocio con relación empresa-mercado. En este artículo voy a hablar de cómo un B2C junto con un B2B, aunque en principio están orientados a diferentes objetivos finales, pueden coexistir como una plataforma unificada dentro de un mismo e-commerce.

Beneficios que aporta un B2C

  1. Reducción de costes a nivel de empresa y por consiguiente una reducción del precio para los consumidores.
  2. Llegar a consumidores localizados en cualquier zona geográfica del mercado objetivo.
  3. El consumidor disfrutará de una mayor comodidad a la hora de elegir el producto deseado. Tendrá conocimiento de este, podrá analizarlo y compararlo a la hora de elegir.
  4. Prestar un mejor servicio de atención al cliente y más personalizado, permitiendo que el cliente vuelva a confiar en nosotros.
  5. Conocer la experiencia del usuario y que a su vez nos ayudará a detectar nuestros puntos débiles y cómo podemos mejorarlos.
  6. Gestión eficiente de los stocks y cumplimiento de las fechas de entrega.

Beneficios que aporta un B2B

  1. Igualmente, reducción de costes a nivel de empresa, ahorro de tiempo y recursos. Libera tiempo al equipo comercial.
  2. Gran cantidad de pedidos iniciales como también de pedidos de reposiciones, por tanto, mayor facturación por cliente.
  3. Mejora la relación con el profesional, podrá disponer de toda la información necesaria en cualquier momento sin necesidad de comunicarse con la empresa o con su agente comercial.
  4. Aumento de la velocidad en el cierre de las operaciones teniendo un mayor control de las compras.
  5. Gestión eficiente de los stocks y mejora de los procesos de producción, disminuyendo fallos en los mismos y mejorando su correspondiente logística y distribución.

Como ya comentamos anteriormente, aunque los modelos B2C y B2B están orientados a un público objetivo totalmente diferente, tienen algunos puntos en común, pues no solo son compatibles, sino que además pueden complementarse.

Te puede interesar

Descárgate el eBook sobre >>Comercio Electrónico: Desde la A hasta la Z<<

B2C y B2B, coexistir como plataforma unificada

Los usuarios en general cada vez están más acostumbrados al modelo de compra B2C, en el que necesitan conocer más fondo el producto. Por tanto, estamos obligados a proporcionarles la mayor información de este, jugando con sus emociones e incluso permitiéndole dar su opinión y/o valoraciones. Añadiremos diferentes vistas del producto, imágenes 360º, videos corporativos, descripción y características, etc. Toda esta información ayuda al profesional a decidirse, por lo que podemos aplicarlo en el modelo B2B. Por tanto, en un único e-commerce podemos potenciar nuestra marca orientada a un público final como también a un público profesional, aunque todavía no lo conozcamos.

Showroom virtuales

Otro concepto importante para tener en cuenta y que ya está aquí para quedarse, son los llamados Showroom virtuales, que consisten en una herramienta digital que permite recrear una sala de exposiciones física de manera virtual. El Showroom permite mostrar en detalle diferentes productos (imágenes, vídeos, vistas 3D) y además proporcionan enlaces con su correspondiente acceso a la compra o para generar listas de favoritos. Esto supone una importante ventaja competitiva para las marcas especialmente orientadas al sector de la moda y/o inmobiliarias.

Experiencia de usuario

Para captar, retener y fidelizar al cliente debemos mejorar la experiencia de usuario, y no solo durante el proceso de la venta, sino que también una vez finalizada la misma, informando en todo momento de la situación de sus pedidos.

Configuración totalmente personalizada

Como principal diferenciación, cuando un usuario se registre en nuestro e-commerce, según el tipo de usuario debemos establecer una configuración totalmente personalizada, teniendo en cuenta que:

  • Un usuario B2C no suele funcionar si su proceso de compra se alarga demasiado, en cambio para un usuario B2B su proceso de venta suele ser más amplio y voluminoso.
  • Políticas de precios. Para un B2B depende del tipo de cliente, en cambio para un B2C suelen estar perfectamente definidas.
  • Política de promociones. Para un B2C suele estar asociada a épocas del año o determinados eventos, pero para un B2B se aplica para fidelizar al cliente.
  • Gestión del stock. Para un B2B se pueden establecer diferentes tipos de stocks con disponibilidad inmediata o disponibilidad futura, en cambio para un B2C podemos informar del mismo stock con disponibilidad inmediata o separado en otro almacén.
  • Con el usuario B2B debemos compartir información añadida, como la situación de sus pagos, estadísticas de ventas, catálogos, próximas temporadas, etc.

Marketplaces

También he de mencionar que otra de las tendencias actuales y que está dando mucho que hablar, son los llamados marketplaces y sus servicios de valor añadido. Configuramos nuestro producto dentro del e-commerce y la misma información podemos compartirla en cada uno de los canales de negocio establecidos, ya sea B2C, B2B o incluso marketplaces.

Marketing en redes sociales

Igualmente, una estrategia de marketing basada en redes sociales y orientada especialmente para B2C, con unas pinceladas también nos puede servir en el modelo B2B. Recordemos que las redes sociales inicialmente se crearon entre las personas, pero hoy en día son los medios de comunicación más utilizados por las empresas, independientemente del público objetivo al que queremos llegar.

e-Commerce sincronizado con el ERP

El e-Commerce sincronizado con el ERP de la empresa no sólo mejorará el proceso de venta, sino que también permitirá automatizar las tareas administrativas, mejorando la experiencia del usuario en ambos canales y dando valor a nuestra marca.

En resumen, el comercio electrónico permite dar a conocer nuestros productos y además recibir las compras en un tiempo breve. El B2B y el B2C seguirán siendo la base del mercado online, no obstante, las empresas deben de adaptarse para continuar siendo competitivas impulsando su marca, así como aprovechar las nuevas oportunidades de crecimiento y beneficios que ofrece la digitalización en la empresa.

descargate-el-ebook-comercio-electronico