fbpx

La trazabilidad en la industria química es uno de los elementos más importantes para asegurar unos estándares de calidad que cumplan con la normativa de la propia industria y un aspecto fundamental en el compromiso con el medio ambiente. Por consiguiente, en este artículo quiero hablar sobre en qué consiste la trazabilidad del producto y cómo la digitalización y las nuevas tecnologías son un apoyo principal para llevar a cabo una correcta trazabilidad en el sector químico.

¿Qué es la trazabilidad del producto?

Se define trazabilidad, a la posibilidad de hacer el seguimiento de todas las materias primas y tratamientos que se utilizan o incorporan en un producto, hasta que llega al consumidor final.

La trazabilidad se empezó a implementar en aquellos productos destinados al consumo alimentario. Era lógico pensar, que si durante el proceso de fabricación, se había usado algún tipo de manipulación/tratamiento erróneo, se necesitaba conocer, a qué clientes había podido llegar, para retirarlos del mercado, y evitar así un posible envenenamiento.

La única manera de poder detectarlo, debía pasar por tener un seguimiento completo desde el inicio hasta la llegada del producto a los lineales.

La forma de poder hacer dicho seguimiento, debía pasar por un control exhaustivo en cada uno de los procesos.

Así, si en una materia prima se detecta un problema de calidad, sería fácil de analizar a cuántos productos y destinos habría llegado.

También no menos importante, es el control de tiempos en cada uno de los procesos, porque la incorrecta aplicación de dichos tiempos, podría provocar una degradación de la misma.

Por otra parte, haciendo uso de dicha trazabilidad, nos ayudará a mejorar y asegurar que la calidad del producto obtenido, “está dentro de nuestro estándar esperado”, produciendo así una “estabilidad” deseada.

En las empresas químicas, es imprescindible toda la información de:

  • Materias primas utilizadas.
  • Fechas de caducidad.
  • Tiempo en formulaciones.
  • Temperaturas.
  • Etc.

Una mala gestión de la formulación, provocaría un producto no usable o contaminante. De ahí que la trazabilidad química, es un requisito necesario para el propio negocio.

La huella de carbono

Tampoco es menos importante, el poder hacer el seguimiento e impacto sobre la bioesfera.

Cada vez más se quiere controlar y evaluar qué impacto produce sobre la biosfera cada uno de los productos que se encuentran en el mercado. No es lo mismo incorporar un producto “cercano”, que otro , que esté en la otra parte del mundo.

En estos parámetros no debemos olvidar, el impacto de los envases que usaremos en cada uno de los procesos.

¿Quieres conocer la herramienta para impulsar la eficiencia de procesos en empresas químicas? Inscríbete en el Webinar: Gestión eficiente de procesos en empresas del sector químico. ¡Regístrate aquí!

Trazabilidad interna y externa

No bastará con que nosotros tengamos controlada nuestra trazabilidad, también necesitamos tener controlada la de nuestros talleres auxiliares y proveedores. Hoy en día la trazabilidad debería ser perfecta en todos los sectores/ámbitos. Desde el inicio, hasta el final.

Necesidades y Soluciones

Tanto la trazabilidad como la huella de carbono, es “imposible de controlar”, sin un buen software que nos permita controlar:

  • Origen de materia prima.
  • Lotes.
  • Tiempos.
  • Densidades.
  • Envases.
  • Destino final.
  • Etc.

Las entradas

En el punto de entrada de la materia prima, se debe controlar el lote o incluso “el número de serie” de cada materia prima.

Para ello, recomendamos el uso de movilidad, usando PDAs.

El responsable de recepción, introduciría el número de lote de cada materia prima, permitiendo así el etiquetado (o control), de cada lote.

La incorporación o consumo

En cada punto del proceso productivo, debemos indicar (por cada uno de nuestros propios lotes), qué materia prima usamos, de qué número de lote, en qué proporción, o a qué temperatura (o cualquier otra cosa que necesite ser informado al operario).

La re-incorporación

En ocasiones, hay materias primas, que se incorporan al proceso productivo, para obtener un producto terminado X (que se puede vender a un cliente final, o bien dicho producto terminado se puede re-incorporar a otro). Si fuera el caso, que un producto terminado “se fabricara en base a otros productos terminados”, también estaríamos controlando por tanto, dicha trazabilidad.

El servicio al cliente

En cada una de las salidas, debemos reflejar qué “lote propio” estamos enviando a cada uno de los clientes.

Si fuera necesario, ya tendríamos la información de:

  • La materia prima, cuyo lote es X, a qué lote propio ha ido a parar.
  • El lote propio, a qué clientes destino ha ido.

Por tanto, si fuera necesario recoger de los clientes, algunos lotes, porque la materia prima, tuviera algún problema, ya sabríamos a qué clientes le afecta.

En España, ya se ha tenido que recurrir en múltiples ocasiones, al análisis químico de productos, y han localizado su procedencia y los clientes afectados.

Sin dicha trazabilidad real, sería imposible remontar, dónde está el posible problema.

SGA (Sistema Globalmente Armonizado)

Es necesario la implantación también del SGA, donde cada producto dispone del etiquetaje y su clasificación “correcta”.

La implantación de dichos sistemas, agilizan ostensiblemente el manejo de la información. También, mejora tanto la localización, como la manipulación y entrega.

En este punto, también recomendamos el uso de PDAs, para favorecer la movilidad del personal asignado para dicho efecto. Asimismo, tenerlo integrado con o dentro del ERP, es una solución imprescindible.

Es obvio, que la industria química, no podía quedarse fuera de este tratamiento. La perfecta identificación de producto, así como el lote, fechas de caducidad, permiten elegir correctamente el “paquete” que deseamos mover, consumir o enviar. Por ello, es este uno de los sectores, donde más se implementa.

En definitiva, en la actualidad es posible utilizar herramientas de trazabilidad en la industria química. Estas son soluciones útiles para controlar de forma completa el proceso de trazabilidad incluyendo toda la información relativa al producto. Incluyendo elementos importantes como los proveedores, materias primas, sustancias empleadas en la fabricación, etc.

webinar-sector-quimico

Share This