Venimos viendo desde hace muy pocos años la opción de utilizar unidades de estado sólido (SSD) a la hora de montar o comprar un equipo. En la actualidad los precios de discos duros SSD ya son más asequibles, han aumentado su capacidad de almacenamiento y han dejado de ser un componente de “lujo”. Evidentemente, su relación GB/precio no está a la par de los discos duros HDD tradicionales, por lo que sobre qué clase de disco duro es mejor va a depender del uso y funciones que le vamos a dar. Veamos una comparativa de ventajas e inconvenientes que presentan los discos duros SSD frente al tradicional HDD.

Ventajas del SSD

Velocidad: La principal ventaja y diferencia de los SSD. El uso de memorias en los SSD frente a la mecánica de los cabezales y platos del HDD no tiene comparación. Se eliminan cuellos de botella a la hora de leer o escribir datos, abrir documentos o aplicaciones, apagar o encender el equipo, es casi instantáneo.
Consumo de energía: Los discos SSD no tienen mecánica, ni piezas móviles, por lo que su consumo energético es menor. En equipos de sobremesa no es algo muy  importante, pero en equipos portátiles nos da más autonomía de la batería.
Resistencia y fiabilidad: Al no tener piezas móviles no solo es más rápido, los golpes o caídas no tienen porque dañar el disco, algo que sí que ocurre con los HDD, alcanza menores temperaturas y los imanes no tienen ningún efecto al aproximarlo a un SSD, haciéndolo más seguro todavía.
 

Desventajas del SSD

Capacidad: Si lo que buscamos en almacenamiento, sale ganando el HDD. Este año ya han ido apareciendo de 1TB (a un precio desorbitado), mientras que en HDD ya los hay de 4TB.
Precio: En la relación GB/€, el SSD sigue perdiendo. Pese a que ya este año ya han ido apareciendo discos duros SSD 512GB a precio razonable, por el mismo precio lo tenemos de 4TB.
Vida útil: Los SSD funcionan con módulos de memoria, dichos módulos tienen una cantidad de ciclos de uso. En teoría los HDD tienen más vida útil porque no tienen un número de ciclos de uso, pero las partes mecánicas si que pueden estropearse por el uso. En un uso normal, es raro que consigamos agotar los ciclos de uso del SSD, pero en un servidor en el que se escribe y lee constantemente, puede que no sea la mejor opción. Aproximadamente un SSD tiene un 20% menos de vida útil que un HDD.
Rendimiento multitarea: Otra de las desventajas de los SSD es que salvo los SSD que van en múltiples canales, en aplicaciones multitarea su rendimiento cae, esto es así por que funcionan con colas, direcciones de memoria y va una detrás de otra, pudiendo llegar a saturar el buffer.
 

Entonces ¿cuándo usar SSD?

Como comentaba al principio, que tipo de disco duro es más adecuado dependerá del uso que vayamos a darle. Siendo una muy buena opción para equipos portátiles o equipos de sobremesa (que podemos combinar un SSD y un HDD). En cambio, para montar un servidor o un NAS, apostaría por discos duros HDD.
imagen: graham_alton

Manu es consultor de business intelligence especializado en Tableau. Anteriormente ha formado parte del departamento de marketing en CLAVEi como social media manager.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

SUSCRÍBETE

Recibe un correo mensual con el resumen de los artículos más interesantes de nuestro blog

Te has suscrito correctamente

Share This