Cada día se hace más relevante en nuestra vida diaria llevar un buen equilibrio entre nuestra vida privada y el trabajo, de dicho equilibro radica nuestra felicidad. En el momento que logramos una adecuada conciliación entre ambas partes, obtenemos en nuestro reflejo satisfacción y eficiencia en el trabajo que realizamos, y en consecuencia un exitoso beneficio para la empresa.

En muchas ocasiones somos conscientes que necesitamos una balanza entre la conciliación laboral y familiar, pero pocas veces nos sentamos a reflexionar y enumerar la cantidad de beneficios que nos aporta.

  • Incremento de la productividad laboral, implantar una conciliación adecuada hace que exista una mayor motivación y mejor rendimiento.
  • Disminución considerable de ratios de absentismos y rotaciones, se debe a un menor estrés en el trabajo, evitamos posibles depresiones y cuadros de ansiedad en los colaboradores.
  • Existe un incremento de concentración y energía durante las horas de trabajo.
  • Las relaciones laborales entre los colaboradores y la gerencia, o entre ellos mismos mejora muy cualitativamente. El momento en el que el colaborador es escuchado, y sus necesidades se tienen en cuenta, la percepción cambia y las relaciones también.
  • La empresa se vuelve más atractiva para el personal externo, con lo cual, hay más posibilidades de atraer Talento.

Con todo lo detallado, y mucho más, podemos darnos cuenta que la conciliación laboral y familiar aporta un beneficio a ambas partes, pero ¿qué tipo de acciones podrías implantar para fomentar la conciliación y ser más efectivos?

  1. En determinados trabajos, dada su funcionalidad y su estructura, se hace más evidente poder implantar el “teletrabajo” algún día de la semana.
  2. La flexibilidad horaria es cada día una de las medidas de conciliación más importantes para los colaboradores. Permitir que el trabajo y la vida personal pueda ajustarse con un horario flexible.
  3. Establecer un sistema de trabajo por objetivos a cumplir, no enfocarlo a realizar unas horas determinadas.
  4. Implantar un sistema de retribución variable.
  5. Llevar a cabo una polivalencia de trabajo, donde haya una carga equitativa de trabajo entre los colaboradores.
  6. Fijar un sistema de recompensas a los colaboradores más implicados con el plan estratégico de la empresa, a los más productivos o a los mejores compañeros. Podemos pensar en días libres, o algún tipo de premio que pueda disfrutar fuera del entorno de trabajo (entradas de cine, sesión de spa, libros, etc.)
  7. Controlar el límite máximo de horas que se deben realizar semanalmente.
  8. Llevar un seguimiento adecuado de los descansos de trabajo, que sean los correctos.
  9. Ofrecer beneficios mejorando los permisos de maternidad y paternidad, como ofrecer días adicionales a dicha baja, cheques farmacia, etc.)

No siempre es factible poder llevar a cabo este tipo de acciones de conciliación en las empresas, en función de la industria a la que nos enfoquemos, con determinados puestos, se hace realmente difícil poder implantar alguna medida de las antes citadas. Para dichas empresas se deben establecer otro tipo de políticas que haga que los colaboradores sientan que la empresa piensa en ellos, y se preocupa por mejorar su calidad laboral y familiar.

Para estos tipos de industrias, como podemos pensar en las de producción continua o servicios, se puede ofrecer a los colaboradores variedades de tickets, siempre en función de la necesidad que tengan, se pueden ofrecer tanto de restaurantes, guarderías, regalos o bien tickets gasolina.

Desde mi punto de vista, se hace casi necesario llevar a cabo en todas y cada una de las empresas, siempre pensando en las necesidades del sector, tienen que implantar un sistema de conciliación, ambas partes se beneficiarán de lo que nos puede llegar ofrecer, una mejora de la productividad y satisfacción de la vida familiar y personal.

 

Photo by rawpixel on Unsplash

Share This