Finalizamos nuestra serie de artículos dedicados a la usabilidad de nuestra tienda online, haciendo mención a algunas técnicas y herramientas que son realmente útiles a la hora de analizar la propia tienda online y sacar conclusiones para implementar mejoras en la misma.

Pruebas A/B

Debemos tener claro que lo que funciona para una compañía puede no funcionar para otra, y más allá de eso, lo que nos ha funcionado un tiempo atrás, puede que ya no nos funcione hoy. Una metodología clave en esto de mejorar la usabilidad web de un ecommerce, es la de las pruebas A/B o test A/B (en inglés «A/B testing», «bucket tests» o «split-run testing»). Básicamente, se trata de probar dos conceptos diferentes simultáneamente en nuestra tienda, con muestras de prueba aleatorias, es decir, comportamientos de usuario escogidos al azar. En otras palabras, dos versiones de una página web o de una determinada funcionalidad (o incluso simplemente versiones diferentes de colores, botones o tipografías), se enfrentan entre sí para determinar cuál funciona mejor. ¡Esta herramienta resulta imprescindible! Podemos medir los comportamientos del usuario y tomar decisiones en base a ellos, como si convierte mejor o peor un botón según su color, tamaño, ubicación dentro de la página, etc., por citar un ejemplo sencillo, pero su potencial es infinitamente mayor, ¡podríamos probar el sitio entero si quisiéramos!

Entre otras, algunas soluciones que nos pueden ayudar con estos menesteres son:

Mapas de calor

Los mapas de calor (heat maps) son una forma efectiva de comprender el comportamiento y la actividad de los visitantes del sitio. Con informes estadísticos detallados de mapas de calor, es más fácil ubicar los puntos calientes o las áreas con la máxima actividad del usuario, áreas muertas, áreas con baja o nula frecuencia de acceso y cuellos de botella que están causando problemas en las tasas de conversión. Además, también ayudan a proporcionar información crucial sobre el hábito de compra del visitante, el interés y la elección de productos dentro de la tienda de comercio electrónico.

Con la ayuda de mapas de desplazamiento de calor, ahora es más fácil rastrear el movimiento del usuario a través de diferentes páginas. También ayudan a analizar el tráfico de usuario dentro de la tienda y hasta qué punto los usuarios se desplazan por una página en particular. Asimismo, gracias a los informes estadísticos de los mapas de calor, ahora es más fácil mejorar las funciones de navegación de una tienda online y aumentar el tráfico de visitas.

A tal efecto, algunas soluciones que nos pueden ayudar en ésta ardua tarea de buscar mejoras en la usabilidad web son:

Que rollo parece todo esto ¿no? Pues sí, al final descubres que lograr tener un «buen» e-commerce no es tarea de una tarde, ni de dos ni de tres. Incluso teniendo todos los demás temas de tu tienda online en orden, que no es poco, quizás la diferencia entre vender y no vender, o vender poco y vender mucho, esté dada por la suma de pequeños matices que le puedes aportar aplicando adecuadamente los conceptos de usabilidad web. No importa cuánto gastemos en publicidad y el esfuerzo que pongamos en acciones de email marketing y demás, si nuestra tienda virtual es incómoda de usar, no esperemos grandes cifras de ventas.

No hay que perder de vista que la usabilidad web también afecta al SEO, por tanto, si logramos mejorarla día a día, podremos reducir las tasas de rebote y aumentar las tasas de conversión. Todas estas son señales para Google de que nuestra tienda online funciona como debería, y podría resultar en una clasificación más alta dentro de las SERPs.

Y como esto da para muuucho más, en próximas entregas volveremos a hablar de la usabilidad web enfocada a las tiendas virtuales (comercio electrónico o ecommerce).

¿Te interesa la Usabilidad Web (UX)? A continuación, más artículos sobre este tema:

 

Nueva llamada a la acción